Maria Rosa de Sagaro, paella veraniega

maria rosa sagaró

Parece que no estás de vacaciones de verano hasta que no comes una paella al lado del mar. En este momento no sé por qué motivo respiras hondo y puedes decir convencido: ahora sí que he desconectado.

Este agosto he tenido dos semanas libres y en lugar de ir a descubrir playas que me quedan muy lejos he decidido profundizar en un territorio conocido: La Costa Brava. Colera, Llafranc, Sa Tuna, Cala Estreta, y mil rincones más, dignos de ser visitados y contemplados.

De todos modos he estado cerca de casa, así que era necesario notar el sentimiento que desprende la paella playera para darme cuenta de que aquello eran realmente mis merecidas vacaciones.

Robert (mi jefe, aunque no le gusta que acompañe su nombre de este adjetivo) me recomendó la que preparan en el Maria Rosa de Sagaro, un restaurante situado en el paseo, a tocar del mar. Si queréis ir os recomiendo reservar porque en meses de verano suele estar siempre lleno. Por suerte habíamos llamado aquella misma mañana así que no tuvimos ningún problema en tener una mesita en la terraza.

Mi alegría más grande fue ver el pequeño legal a pie de carta que decía que tenían también pan sin gluten.

Comimos una paella marinera riquísima, probé el bollito de pan sin gluten, nos bebimos un Paco y Lola, y escuchamos el ruido de las olas, de los jugadores de palas y de los constructores de castillos de arena.

Nos despedimos de los empleados del Maria Rosa de Sagaro, cogimos la moto notando el viento en la cara y el estómago lleno, y fuimos a Palamós para dormir una merecida siesta.

4corazones

Conoce otras opiniones: Maria Rosa, Sagaro

Mostra un mapa més gran

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *