Kilo Restaurante, una cena a lo Mr Wonderful

Kilo Restaurante

El Kilo Restaurante es un local nuevo en la ciudad, situado en la calle Balmes, acompañando al glamour de Rosa Clarà y haciendo sombra a la entrada de la Flauta.

Es sábado y, después de llamar y que nos aseguraran que tenían platos sin gluten, decidimos probarlo.

Es un sitio precioso, cuidan hasta el último detalle en la decoración, y se respira Mr Wonderful en el ambiente, se nota el parentesco.

Hoy han venido Anna y Jordi de visita y tenemos mucho que celebrar, así que empezamos con el vino mientras decidimos los platos. Un Llavors dará comienzo a nuestra velada.

En el Kilo Restaurante no hay primeros ni segundos, todo son platos para compartir, por lo que no resulta fácil ponerse de acuerdo con una celiaca en la mesa.

Soy amante de los huevos estrellados, así que decido dejarles probar las suculentas tapas que no son aptas y pedirme egoistamente un plato solo para mi. He visto en su video promocional que los cocinan en una sartén aparte, con la que posteriormente te los sirven, pero de todos modos pregunto para asegurar.

Mi sorpresa llega cuando me dicen que las patatas ya las tienen preparadas (no pasa nada, muchos restaurantes lo hacen para agilizar) pero me dicen que han sido fritas con otros rebozados, y no se pueden preparar aparte unas de nuevas, no como en el video, así que de momento mi gozo en un pozo.

No pasa nada, cambio de planes! Las opciones se reducen a ensaladas, carnes y algún plato con pescado, por lo que me atrevo con un tataki de salmón con gengibre y carne de Angus para compartir de segundo con el resto de la mesa. Todo es buenísimo, aunque los platos son poco abundantes. Tenemos que pedir bastantes para llenarnos, con la patata hubiera sido más fácil! Este punto se nota en la cuenta final, para quedar lleno en el Kilo Restaurante hay que preparar bien la tarjeta.

En aquél momento el local ya se ha llenado, no suena música y resulta muy ruidoso, así que para escucharnos nos unimos al tono de los demás.

Levantamos la cabeza y vemos que solo hay 4 hombres en todo la sala, y dos ya están en nuestra mesa, claramente es un restaurante de chicas, las proporciones ya lo avisaban.

En el Kilo Restaurante cuidan el detalle, y uno de importante es que tienen pan sin gluten, el mejor que he probado hasta el momento. Vale la pena ir para probar el pan, de verdad!

Después de los postres conocemos a Alba, una simpática camarera, y su agradable acento hace que nos quedemos un rato más.

Definitivamente este sitio está muy bien, pero le falta hacer alguna adaptación en la carta para completar el festín de un celiaco. De momento proponemos a Clara, su dueña, que pida Daura y la idea tiene buena acogida.

Como diría Mr Wonderful, si puedes soñarlo puedes hacerlo.

puntuación de tres corazones

Visita la web de: Kilo Restaurante | kilorestaurante.com


Mostra un mapa més gran

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *