Estrella Damm Daura en el Cruïlla

Estrella Damm Daura

Lo sabéis, no lo escondo. Soy una fan incondicional de Estrella. Me emocionan sus anuncios, sus playas, sus canciones, sus paellas, sus veranos, sus localizaciones, Villar-Rosàs. Lo era antes, y desde que el gluten ya no forma parte de mi vida, todavía lo soy más. Ahora la Estrella Damm Daura es un elemento indispensable en mi nevera, en la nevera de mis amigos, en la nevera de mis padres, en la nevera de los bares que me gusta frecuentar. 

Seguramente por eso el Cruïlla tenía que ser algo grande. Me encanta James Morrison, Mambo Jambo, Ramon Mirabet, Snoop Dogg, pero lo que me gusta de verdad es poder disfrutar de todos ellos con una Daura en la mano.

Llegué con un gran equipo: Júlia sister, Alba filipina, Alba Fer y Guillem. Después de la larga cola para comprar los tickets de bebida me decidí, quería saborear el tamaño grande, sí el más grande. Cuando eres celíaca tus posibilidades cerveceras se reducen a una mediana de cristal, así que el Cruïlla era la oportunidad perfecta para sujetar una cerveza a presión de medio litro. Lo organizaba mi querida Estrella Damm, nada podía fallar.

Después de preguntar para asegurarme de que tenían barril sin gluten, compré los tickets y me dirigí a la barra. Con orgullo mostré mi ticket y me dijeron que la Estrella Damm Daura tenía que ser tamaño pequeño.

No pasa nada. Hice unos trapicheos con mi hermana, que salió ganando al intercambiar mis tickets de cerveza grande por la del tamaño menor y volví con ilusión a la barra para conseguir mi primera Estrella Damm Daura.

La cerveza no estaba fría, no se encontraba en todas las barras del festival (de hecho de las 3 que visité solo la tenían en una) y el primer día no hubo suministros suficientes para toda la noche, a las 2 los celíacos ya no podían tomar más cerveza.

En cuanto a música Cat Power no me emocionó, Rufus tuvo un gran concierto, Suede no fue para tanto, Ramon Mirabet nos sorprendió, Mambo Jambo nos hizo gritar, James Morrison nos enamoró y el ex Fugee nos hizo bailar y retirar tarde.

Estrella Damm Daura esta vez no estuvo a la altura, pero no hay que basar una larga relación de años con un mal día. Seguiremos esperando la caña sin gluten perfecta, la música parece que ya la hemos encontrado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *