Els Tinars, con estrella y sin gluten

 

Els Tinars

Fue mi cumpleaños hace poco y el regalo que me hizo Guillem fue una cena en Els Tinars, uno de mis restaurantes favoritos. Desde que me habían detectado mi celiaquía todavía no había ido, pues su precio es elevado y no se puede ir a menudo, pero me habían comentado que quedaría impresionada con su carta de postres sin gluten. Así que empezar allí la diada parecía buen plan.

Aparcamos y la lluvia no impidió que disfrutara de aquél momento. Pisaba la tierra mojada lentamente y, aunque llevaba dos años sin ir, recordaba perfectamente cada uno de sus rincones y de las veces que había estado allí.

Había estado en Els Tinars con Júlia, con la familia, con Laits, con Viñas, con Bua, Russi, Jose, e incluso con el muy honorable Jordi Pujol. Había visto allí a Velencoso, a jugadores del Barça, a amigos del pueblo y a profesores de la carrera.

Entramos y nos sentamos. Su cómoda entrada con sofás blancos hace que no te importe esperar allí unos minutos. Al poco tiempo nos avisaron y nos acompañaron a nuestra mesa.

Tuvimos una grata sorpresa durante el camino, pues Tari y Plà habían decidido celebrar en Els Tinars sus dos años de casados. Los saludamos y nos sentamos en un sitio estratégico desde donde podíamos ir brindado con ellos desde la lejanía.

Al poco tiempo llegó Elena, la persona que hace que aquél lugar sea perfecto, sin fallos, con gusto, con clase, acogedor. Sus consejos hicieron que nos decidiéramos sin pensárnoslo y pronto elegimos nuestra cena. Además todos los platos son creación de su hermano Marc, gran cocinero que nunca nos defrauda con sus ideas y combinaciones.

Pedimos una ensalada de pulpo imposible de describir con palabras, unos buenísimos huevos rotos con jamón (Guillem siempre quiere probar este plato en todos los restaurantes), un tataki de buey que hubiera deseado que no acabara nunca y unos raviolis de patata con gamba que te hacían pronunciar un sutil mmmm cada vez que te los llevabas a la boca.

De toda la carta solo 3 platos contenían gluten y de la carta de postres solo uno. Quedé impresionada con el pan y tuve que hacerle una foto para compartirlo con vosotros (véase en la parte superior). 3 panecillos distintos sin gluten: normal, con pasas e integral.

Tomamos postre y café acompañados ya de Tari y Plà. Con ellos reímos, marujeamos, nos contamos el verano e hicimos planes para otras quedadas.

Salimos de allí contentos, con buen sabor de boca y pensando en la próxima excusa para poder degustar de nuevo los platos de Els Tinars, un restaurante sin gluten y con una merecida estrella Michelin.

5corazones

Visita la web de: Els Tinars, restaurante sin gluten | elstinars.com

Ver mapa más grande

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *