El Manolo Barcelona, sin gluten y con alegría

La semana pasada fue dura para Guillem y cuando nos encontramos ante una semana así activamos el plan de emergencia y siempre las salvamos igual, acabándolas con un buen vino y una buena cena.

Dónde lo haríamos estaba claro, sería el Bar Cañete, sitio capaz de hacer que olvides la peor semana y que cambies lágrimas por sonrisas al degustar los platos en una barra mientras los camareros y cocineros hablan contigo.

Allí nos volvimos a encontrar con la simpatía de Ramón y Albert, que nos amenizaron la cena como siempre y que, al final de la noche, nos hablaron de otro restaurante del grupo, más económico pero que quedaba un poco lejos.

Nuestra sorpresa fue cuando descubrimos que las coordenadas de un poco lejos eran justamente dos calles más arriba que nuestra casa. Así que nos apuntamos el nombre.

Somos unos impacientes así que el martes a las 22:00 ya estábamos sentados en una mesita del recién reformado restaurante El Manolo Barcelona, situado en “un poco lejos” y hermano del bar Cañete con el cual comparten obrador, camareros con camisa blanca y la misma capacidad de transformar los peores días con los mejores.

Pedimos unos huevos con jamón para compartir, Guillem pidió croquetas de gamba y chipirones y yo un pincho de tortilla. Mi sorpresa fue que el pequeño pincho era una tortilla de patata entera. Además, y aquí me quito el sombrero, porque no lo hacen ni en el Cañete, tenían un riquísimo pan sin gluten que me prepararon con tomate, aceite y sal.

         

Quiero destacar la simpatía de los camareros, dos chicas y un chico que nos atendieron con la misma alegría que lo hacen los empleados del Bar Cañete. ¡Se agradece encontrarse con gente así cuando sales a cenar!

La de ayer solo fue nuestra primera visita y, mientras saboreamos los platos, ya fuimos decidiendo cuál será el siguiente día (15 de noviembre por si os queréis apuntar) y qué comeremos. Vimos pasar un plato de vaca vieja con foie fresco y un plato de picaña que tenemos la necesidad de probar y ya están bien apuntaditos en nuestra wish list.

Seguiremos yendo al Bar Cañete pero ahora, y seguramente más a menudo, nos verán también sentaditos en una mesita de madera chapada con metal en el fondo de El Manolo, aquél que está un poco lejos para algunos, pero muy cerca para otros.

4corazones

Visita el El Manolo Barcelona: El Manolo Barcelona 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *