El Bardot, el pequeño palacio de Enric Granados

Restaurante sin gluten barcelona bardot

Entramos, suena una buena versión de La Mer e instantáneamente olvidamos el estrés de la ciudad. Guillermo nos saluda con una agradable sonrisa, y nos sugiere tomar una copa de uno de los cientos de vinos que tienen en la carta, su recomendación nunca falla. ¿Qué tal un Malaveïna? Rodrigo, con una original pajarita, nos dedica unas palabras y sigue con su trabajo, hacer feliz a la veintena de clientes que hay en el lugar.

Este sitio nos fascina, no por algo en particular sino por todo el conjunto. La decoración, la buena música, la carta de vinos, las aceitunas, el servicio, los baños, la gente, la cocina, el jamón, el ambiente. Realmente, en el Bardot te sientes como si al entrar desplegaran una alfombra roja  ante tu paso y tú, arrastrando tu vestido con larga cola, vas saludando ante todos los flashes. Finalmente los flashes se van apagando y te sientas en tu cómodo trono (sí, incluso las sillas son comodísimas).

No es un restaurante con una carta para celíacos (no de momento) pero sus productos son de primera calidad, cocinados al momento y los platos se pueden adaptar con facilidad. De hecho la cocina es abierta y puedes ver como cocinan desde tu mesa, esto transmite mucha seguridad.

Si informas a los camareros podrán cocinar tu plato aparte (con mucho cuidado y amor) y si avisas con unos días de antelación incluso puedes encargar su enorme osobuco con una rica salsa que no tengo palabras para describir, el plato estrella de la casa, que si lo pides con tiempo te lo preparan sin gluten. Los más atrevidos, no os aventuréis en pedirlo solos, es enorme y necesitaréis la ayuda de 3 o de 4 aliados más. Si llamas con antelación date otro capricho y resérvate también el pulpo a la brava, una delicia que una vez a la vida hay que llevarse al paladar.

Si vas de improvisto podrás comer los fantásticos huevos con jamón, los mejillones, las gambas, pescados y carnes. Por el momento no tienen pan y cerveza sin gluten, pero por la cabeza de Guillermo ya está circulando la idea. Si al día siguiente podéis descansar, acabad la cena perfecta con un “gintonito”, con unos toques secretos que te lo hacen saborear hasta que te ves perdiendo todo el glamour al chupar el hielo.

Después del último sorbo, unas notas de jazz me hacen pensar que realmente esto no es un bar, es un pequeño palacio que voy a frecuentar.

5corazones

Visita la web de: Bardot Barcelona, restaurante sin gluten | www.bardotbcn.com


Ver mapa más grande

 

 

2 Comments on El Bardot, el pequeño palacio de Enric Granados

  1. Carolina
    4 abril, 2013 at 21:35 (4 años ago)

    mmmhhh!!! Este sitio tiene pero que muy buena pinta 🙂

    Responder
  2. Julia
    5 abril, 2013 at 10:04 (4 años ago)

    Tengo una hermana celiaca y muy sibarita y estoy segura de que le encantará este sitio! Muchas gracias!

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *