Can Jubany sin gluten pero con estrellas

Dejamos las cosas en Mas Albereda, nos ponemos las mallas y hacemos una ruta de 20 km por su precioso entorno con el objetivo de llegar con hambre a Can Jubany.

Después de andar, nos pegamos una buena ducha, nos ponemos guapos y nos vamos con toda la ilusión al restaurante. Habíamos dicho que llegaríamos a las 9.30, pero las ganas nos pueden y a las 9.00 ya estamos en recepción.

Nos sientan en una mesa, en un comedor donde antes había los dormitorios de la familia y… ¡empieza el espectáculo!

Me gusta celebrar mi cumpleaños con uno de mis vinos favoritos, Finca Malaveïna, así que aunque sea un poco caro soy una chica de tradiciones e intento mantenerlas. Nos pedimos una botella.

La fiesta empieza con el homenaje al cerdo. Una pequeña longaniza que ya había probado en varias bodas, crujiente de careta y el corneto de espuma de cansalada. La verdad que estaba buenísimo pero me ha dado un poco de rabia descubrir que era apto. Une versión parecida de este último plato estaba en una de las bodas que fui este verano y no lo comí porque los camareros no supieron decirme si su envoltorio contenía gluten.

can jubany sin gluten 2       can jubany sin gluten 3


La verdad es que en la boda que estuve comí muy bien pero me perdí casi todo el aperitivo por este problema, tengo una espina clavada. Creo que hoy podré quitármela.

Seguimos con el Huerto llevado a la mesa. Aquí la arena es de avena, así que a mi me traen las verduras flotando y queda mucho más original. Envié las fotos de la cena a varias amigas y todas se fijaron en este plato volador.

can jubany sin gluten 4

Y luego llega el momento más especial de toda la noche. Nos traen el gnocchi de calabaza con jamón ibérico y suero de parmesano y no sé cómo podría describirlo aquí en el blog, pero es de las cosas más buenas que he probado en esta vida.

La coca de foie buenísima pero aprovecho este momento para criticar la única cosa que me ha disgustado de Can Jubany. Su pan sin gluten.

can jubany sin gluten 5  can jubany sin gluten 7

He estado en algunos restaurantes con estrella y los celíacos esperamos con emoción la hora en que nos sirven el pan. Suelen ser panes buenísimos, que no encuentras en el supermercado, como lo son los 4 panecillos que sirven en Els Tinars. Pero aquí no es así. Me sirven el pan de Beiker y además descongelado sin tostar. Servido sin pasar por la tostadora este pan es un nido de migas, además es lo más mainstream del mercado, en casa tengo varias barras en el congelador. La verdad, no era comparable con el pan de payés con gluten que sirvieron a Guillem.

Seguimos con el canelón de calabacín con brandada de bacalao. Pasa muy bien y está riquísimo. Ya se me ha olvidado lo del pan.

Las setas no me gustan, así que me cambian el plato de setas por cocochas. No soy una gran fan pero me las como rápidamente para que llegue otro plato.

Can jubany sin gluten

El arroz es otro gran momentazo de la noche. Exqui-si-to. Empezamos a estar llenos pero vamos haciendo hueco para cada granito y, sobretodo, para las gambas.

Seguimos con una merluza a baja temperatura y verduras deliciosa, casi lloro, es de las pocas veces que he visto a Guillem disfrutar tanto de un pescado.

El toque final lo pone una gustosa liebre de caza. Normalmente hubiera dicho que tenía un sabor muy fuerte, pero he tenido tantos impactos gustativos esta noche que este tan potente no me viene mal para acabar.

can jubany sin gluten 7   can jubany sin gluten 8

El kir Royal de magrana de postre es muy original y hace que me entretenga en hacerle varias fotos antes de comérmelo. El peta zetas hace que comer este plato sea raro y placentero.

Las Verduras de otoño bien, ni muy buenas ni malas. Seguramente no quedarán grabadas en mi recuerdo de Can Jubany.

can jubany sin gluten 10   can jubany sin gluten 11

Al final no tomamos café pero nos sirven unos petit fours muy buenos y que curiosamente conseguimos colocar en nuestro repleto estómago. Ahora el trabajo es de Tetris.

Al acabar pagamos y pedimos que nos enseñen el restaurante. Cada rinconcito nos parece muy acogedor, las salitas, , la bodega, la cocina, la recepción.

Nandu Jubany nos saluda, nos pregunta cómo ha ido todo, y salimos muy contentos de la masia, recordando y hablando animadamente de cada plato.

Este cocinero siempre me ha parecido una persona muy entrañable. No sé si es porque su voz rota es tierna y amable, o porque lo he visto en bañador pasear por las playas de Colera.

La cosa no acaba aquí. Dormimos en una habitación del Mas Albereda y al despertar tengo un buen pan de payés tostado y el mejor desayuno que pueda imaginar. Y que pondrá punto y final a este gran fin de semana.

can jubany sin gluten 12

 

5corazones

Visita la web Can Jubany sin gluten

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *