Berlín sin gluten, pizza en el Simela

Y por fin, después de años de soñar en ir allí, Guillem me regaló un viaje a Berlín. Hacía frío, pero este frío nos permitió conocer un Berlin nevado, un Berlin más melancólico, un Berlín lleno de capas.

El primer día no podía estar yendo mejor. Visitamos muchos sitios y, aunque era la primera vez que pisaba la ciudad, me conocía cada rincón.

Por la noche rodeamos el Tiergarten mientras íbamos pisando la nieve, pensando en cómo serían las pizzas sin gluten del Simela. Desde que visito frecuentemente el Piccolo Focone me cuesta mucho encontrar una pizza que puede igualarlo.

El día antes había enviado un mensaje de Facebook a la página del restaurante porque en Trip Advisor decían que siempre estaba lleno. Me contestaron muy rápido y fueron muy amables en guardarme una mesita. Había encontrado el sitio buscando Berlín sin gluten en Google y hablaban muy bien de él.

Llegamos y parecía que cumpliría mis expectativas. La verdad es que no era de extrañar que siempre estuviera a rebozar, tenía muy pocas mesas y esto lo convertía en un sitio especial, íntimo.

La música que sonaba y las luces del local hacían que fuera un sitio acogedor, y todavía lo hacía más acogedor cuando conocías a David.

David berlín sin gluten

Se acercó y muy amablemente se disculpó por no tener todavía la mesa disponible, pero la culpa era nuestra pues habíamos llegado media hora antes porque estábamos muertos de frío.

Tomamos una cerveza sin gluten alemana buenísima en la barra e hicimos tiempo mientras esperábamos que alguien terminara.

cerveza berlin sin gluten

Pronto tuvimos una mesa disponible, y más pronto todavía tuvimos una pizza en el plato. En mi caso pedí la Margarita sin gluten y le añadí un ingrediente extra, Gorgonzola.

pizza berlín sin gluten

Hacen pizza normal, pizza de espelta y pizza sin gluten de trigo sarraceno. Esta segunda es 4€ más cara que la normal. También tienen pastas y algún postre. Este día tuvimos la suerte de degustar un tiramisú sin gluten riquísimo!

Tiramisú Berlín sin gluten

La pizza también estaba muy buena, era crujiente, con la masa fina y unos ingredientes de calidad. No dejé casi nada y lo poco que dejé se lo comió Guillem.

Al traernos la cuenta vimos que faltaba cobrar una cerveza y se lo comentamos a David, pero él no quiso añadirla e incluso nos ofreció unos chupitos.

Nos gustó la pizza, nos gustó Berlín, nos gustó el local, nos gustó la cerveza y nos encantó David. Es de aquellas personas tan tiernas y agradables que te las llevarías a casa.

Si algún día volvemos a Berlín, tenemos una parada obligatoria en el Simela sin gluten.

4corazones

Visita la web de: Simela, Berlín sin gluten | http://www.simela.de/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *